Horseback “Half Blood” (2012)

Reseña realizada para mi otro blog musical Wildbunch Crew y que ahora traigo aquí.

Llegada la hora, después de escuchar el disco unas diez veces más o menos, toca escribir un poco sobre una de mis bandas fetiche. Probablemente, la banda que más ha conseguido emocionarme – y sigue haciéndolo – con su música, con sus atmósferas, con su complejidad sonora. Su grandeza, belleza y por qué no, por su extraña (por llamarlo de alguna forma) visión del mundo musical que crean y hacen  que sus seguidores formen parte de ello.

No puedo olvidar el impacto que me causó “The invisible mountain”. Uno (si no el que más) de los descubrimientos musicales más grandes que he hecho nunca. Basta decir que los ojos me brillan, que se inundan de un increíble brillo que reluce y del que caen unas dulces gotas por mis mejillas cuando escucho el tema que da nombre al disco que les acabo de nombrar. Una de las más y poderosas composiciones que para mi se han escrito en la historia de la música. Así lo siento y así lo escribo. Me evado del mundo, porque Horseback lo saben hacer como ninguna otra banda.

Pero hablemos de “Half blood”. Un disco nada fácil, como su música. Que necesita de varias escuchas, aun siendo admirador, para asimilarlo degustarlo y digerirlo. Y ya eran muchas las ganas, que desde 2009 no teníamos nada y aunque de las rentas del “The invisble mountain” podamos vivir toda la vida, uno quiere siempre más. Una vez adentrado en el alucinógeno mundo que Jenks Miller es capaz de crear, ya no hay marcha atrás. El nuevo trabajo está compuesto por siete temas de una magnífica factura. Diferenciándose la parte final del comienzo de manera considerable y obteniendo como resultado una nueva obra maestra.

Half blood” es psicodelia. Es kraut Rock. Es una fiesta de sonidos y vivencias musicales de otro nivel.  Para oídos especiales, diferentes y me atrevo a decir que para consumidores exigentes  y sin prejuicios a la hora de buscar en la música mucho más de lo que una simple canción te pueda dar en apenas unos minutos (o muchos). Música singular y exclu siva. A esa diferencia musical que he heccho referencia renglones arriba. Es simplemente a la forma de tratar, de tratarnos con sus cuatro primeros temas; “Mithra”, “Ariman”, “Inheritance (TheChangeling)” y “Arjuna”. Mientras que “Mithra” y “Ariman” son ese rock más accesible, por llamarlo de alguna manera, ya que de momento no llegarán esos sonidos y espacios sonoros que hacen inconfundible a la banda. Pero que sí que tienen la increíble y acojonante voz de Miller que te pondrá en alerta máxima. Estos dos primeros temas se solapan de manera formidable para dejarte caer en el interior de “Inheritance” y aquí, amigos y amigas, comienza el verdadero viaje por mundos desconocidos. Ruidos de cacerolas? Distorsión, ambientación y música que te hará volar, soñar y hasta emocionar. Me rindo nuevamente ante este genio del Siglo 21. Recomiendo que el volumen sea más bien elevado para poder sufrir y enamorarse más de esta concepción musical, que para mí, es puro arte.

 “Arjuna”, que sirve de puente para este brutal viaje. Se asemeja más a los primeros lances de la cuenta atrás que apenas minutos antes hemos vivido. La desgarradora voz de Miller haciendo de las suyas, jugando con nosotros y el mismo, divirtiéndose con ella doblándolas y cambiando tonos y melodías. Las guitarras, batería, triángulos y mil sonidos más sacados de una mente privilegiada son el resto de la alucinante y vibrante parte que nos ha tocado vivir y sentir.

Y ya en órbita, fuera, muy lejos de aquí. Comienza esa segunda parte del álbum. Esa Hallucigenia I, II y III. Atrás dejarás la tierra y su hermoso color azul. Cada vez escucharás menos ruido y sí más melodía. Tus estímulos irán cambiando, cada vez te sentirás más relajado, más hecho a un nuevo trance, a una nueva vida. “Hallucigenia I: Hermetic gifts” será, es, la lanzadera a una nueva forma de entender la vida con música y para la música. Te sentirás otro, serás otro. Ese sonido final es el que se meterá por tus tímpanos para terminar perturbándote y dar paso a “Hallucigenia II: SpiritualJunk”. Aquí, el sonido final de la otra, es el comienzo de ésta. Y ahora me viene a la cabeza esos inigualables minutos del ENORME y alucinógeno viaje de Keir Dullea  a Plutón en “2001: una odisea en el espacio”. A estas alturas de disco, la cordura de la vida ya la habrás perdido. Debes estar dejándote llevar. Ya no podrás hacer nada más. Horseback la ha vuelto a liar. Su música  te perforará la mente. Te destrozará el corazón.

Pero una vez aterrizado en tierras solamente conocidas por Jerks Miller. Cuando aún quedan doce minutos de “Hallucigenia III:The emeral tablet” para poder o intentar querer volver a la tierra. Yo he decidido no volver. Saldrás de la nave en la que te encontrabas para pisar una tierra que te seguirá haciendo cosquillas. Que te seducirá hasta límites insospechados. Que igualmente, te sobrecogerá por su desmedida belleza y recibimiento. La sedación continuará. La música de “Half blood”te ha comido, absorbido, engullido, devorado, atrapado. Te ha hecho ser una nueva persona. Sinceramente, ya no querrás volver a la tierra.

  • Género: Drone/Ambient/Kraut-Rock
  • País: Usa
  • Sello: Relapse Records

Horseback “Half Blood” (2012)

Horseback facebook

Horseback bandcamp

Buy it (Comprar)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s