Pyramidal “Frozen Galaxies” (2013)

Pyramidal portada

No había oído hablar nada de Pyramidal hasta hace unas semanas (debo darle las gracias a Cosmic Tentacles  y sus dos recopilatorios Cosmic Landcapes volumen 1.1 y 1.2), menos aún escucharlos. En ese primer volumen hay un tema llamado “Sons of light” de Pyramidal, banda alicantina de rock progresivo, psicodelia y también toques stoner y, por supuesto,  space rock. Lo escucho, pero no se refleja nada de relevancia tanto en mi mente como en mi estómago. Pasan los días y me lanzo a descubrir por mi propia cuenta de que van estos chicos realmente. El indagar me lleva a una sorpresa, pero de las de renombre, cuando me introduzco en su segundo trabajo (debutaron con “Dawn is space” del 2011), “Frozen Galaxies”, y empiezo a desmenuzar tema a tema, los cuatro que lo componen, me doy cuenta de que no es un disco más. Tan mayúscula e inesperada respuesta es entonces la mía hacia al disco, que me hace abrir los ojos de par en par para –los oídos mucho más– ver  y escuchar que el viaje que estos músicos proponen, me ha hecho volar y salir al espacio exterior. Aún sigo por aquí arriba disfrutando del cosmos y sus locas aventuras que puedes llegar a crearte con un poco de imaginación y, por supuesto, con “Altar of delusion world”, “Beyond the lost orbs”, “Sons of light” y “Frozen galaxies”, las cuatro piezas de este amalgama de música transformados en diamantes de colores bien pulidos.

Pyramidal formación

Con claras influencias a algunas de las bandas más míticas dentro del space rock, progressive rock, de aquellos años 70 (Hawkind, Ash Ra Temple…), Pyramidal confeccionan a su gusto y manera un álbum sobresaliente, donde no hay ningún cabo suelto por atar, donde no existen los pero y si los hubiera, que fuera por no tener más minutos de su música. Porque de calidad no es que sea de sobresaliente, sino que llega a ser hasta de matrícula de honor. Resulta difícil de creer que hagan lo que hacen (es que es para alucinar). Uno no descubre o espera escuchar cosas de tantísima calidad así de sopetón. Hay que ir asimilándolo poco a poco. Un álbum redondo o triangular, pero mágico. Un trabajo que cuando empiezas con él, dejas de saber dónde estás y hacia donde irás. Sólo quieres -y debes- disfrutar.

Su apertura con “Altar of delusion world”, el desarrollo de ésta, con cambios de ritmos para dar y regalar, enloquecer y babear, como con la continuación con “Beyond the lost orbs” es de escándalo. No hay fisura alguna. No hay tiempo para respirar. La fusión entre estos dos temas es de órdago. Magia, calidad y un gusto musical magnánimo que rebosa a lo ancho y largo de toda esta galaxia helada. Un comienzo abrumador y muy bien respaldado por el más allá de las órbitas, que de manera encomiable nos llevará con la psicodelia a otra parte. En este nuevo lugar, donde se nos dejará o dará un recibimiento más suave y calmado, valdrá para comenzar a pensar en la otra segunda mitad del disco/viaje, no sin antes ponernos nuevamente marchosos a base de guitarras que electrifican, una batería que hace que salten las estrellas del universo y un bajo, que retumbará hasta moverle el anillo a Saturno.

pyramidal formación 3

El tema con el que descubría esta banda, Sons of light, y también uno de los dos cantados, nos hará mover las cervicales, bailar y gozar de uno de los emblemas de Pyramidal, que no es otra que: calidad, unos ritmos psicotrópicos y elaboradísimos hasta llegar al éxtasis final donde nos daremos cuenta de que ya no es nada como creíamos que era. Un fascinante viaje, nuevamente, donde las notas y tu mente quieran llevarte lejos de la realidad.

Se cierra o acaba la experiencia –Frozen galaxies– con veinte y cuatro minutos que te dejarán helado o perplejo, pero con un pequeño instante para que grabes en tu memoria, y para siempre, lo que significa o ha significado, montarte en esta nave procedente de Alicante llamada Pyramidal. Frozen galaxies, tanto canción como disco en términos generales, es más estimulante que cualquier otro viaje al exterior con todos los lujos posibles a elegir.

O yo he estado perdido no sé dónde y por no sé cuánto tiempo, o algo pasa seria y gratamente en la actualidad musical estatal y de género, como por ejemplo el de que les he hablo.

Un apunte más. “Dawn in space” de (2011) merece ser premiado con oro olímpico, reseñado en todos lados y mostrado a todo el mundo. Vaya debut más enorme, brutal y acojonante que estos genios enganchados a sus instrumentos, se marcaron. Y es que con sólo tres años de carrera, la cosa apunta demasiado bien.

Lo dije con Throne On Mars: la culpa de estos movimientos sísmicos por el mediterráneo es culpa de estas bandas emergentes.

Lo dije con Hela: Viva Alicante!

Pyramidal Bandcamp

Pyramidal web

Pyramidal Facebook

Un comentario el “Pyramidal “Frozen Galaxies” (2013)

  1. Pingback: Review of “Frozen Galaxies” on Reign the Chaos – pyramidalmusic.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s