Ampacity “Encounter one” (2013)

ampacity álbum

Son ya unas cuantas bandas de procedencia polaca la que se suman cada vez más al movimiento stoner-rock, space-rock, o, retro-rock futurista que estos mismos Ampacity dicen hacer. Polonia, querida Polonia, país donde otros estilos como el rock progresivo, el grind, black… también funcionan muy bien, se está llenando de grandísimas bandas que están marcando su propio terreno e introduciéndose de manera óptima en zonas de prestigio. Músicos con una calidad e imaginación desbordante que arrancan con una base, a veces muy concreta, y ya ellos solos correrán suerte en su experimental camino de guitarras, bajos, órganos (en este caso) y baterías para ir elaborando y confirmando con el paso del tiempo, que esa sabiduría ha sabido explotarse. Ampacity, con unos Hawkwind muy presentes hacen de su debut, Encounter one, una obra sobresaliente donde sus componentes: Jan Galbas (voz y guitarra), Marek Kostecki (piano eléctrico, órgano y sintetizadores), Wojciech Lacki (Bajo/guitarra), Piotr Paciorkowski (guitarra) y Sebastian Sawicz (bataería), demuestran un complicidad y maestría como banda, excepcional.

Amapcity formación

Tres temas nada más, ¡pero oye!, vaya barbaridad más monumental se esconde tras este trabajo editado a finales de marzo por Nasiono Records. Tres piezas musicales: “Última hombre” con una duración de trece minutos, “Asimov´s sideburns” que no llega a diez, y “Master of earth” de diecinueve asombrosos minutos como colofón final que vale por una quiniela de quince o el premio gordo de Navidad. Canciones evocadoras a la psicodelia gracias a guitarras infinitas, un órgano, y que me perdonen los grandes, de órdago, la batería, a veces, más dura y machacante, a ratos; suave, preciosa y delicada. Momentos de riffs poderosos, de ritmos espaciales, de una eyaculación musical propiamente dicha que no tiene fin.

Encounter one se abre con “Ultima hombre” y sus trece minutos de clímax retro-rock futuristas que nos harán pasar por varias estaciones de la constelación universal. Un despegue eléctrico distorsionado al que le aguardan batería y órgano para terminar una cuenta atrás emocionante, llena de movimientos con los que contorsionar el cuerpo y dejar escapar la mente. Una vez pasada la barrera de la capa, en el lugar donde, podremos decir, ya casi nada importa, el órgano, bajo y batería toman el relevo a esas guitarras tan distorsionadas, para darnos ahora unas nuevas vistas de la creación de nuestro universo de forma más apaciguada, más stoniana y ácida. Y de la mitad del viaje en adelante en este corte, volveremos a retomar esa fuerza de guitarras y absoluta psicodelia en la que el grupo se mueve como pez en el agua. ¡Impresioante!

ampacity formación1

Asimov´s sideburns”, tema transitorio o no –una vez escuchen bien el disco, verán que otra distribución igual hubiera funcionado mejor aún, o no, y dejarlo tal cual–, nos propulsa en un nuevo cometido de este trayecto, más allá de cualquier civilización cósmica, y andar, planear, transportarse o, simplemente, correrse del gusto, espacialmente hablando, a tonalidades donde la música ahora es una estrella más con la soñar. Una estrella de dimensiones incalculables que albergará pasajes sonoros donde cada uno de nuestros instrumentos traídos hasta aquí, irán de la más suma tranquilidad sonora, al rompedor estallido del cometa musical llamado Amapacity.

Termina el disco con los diecinueve minutos antes citados y con ellos nuestro viaje de dura credibilidad para aquellos/as que no se suban a esta nave. “Master of earth” es la caída libre a la tierra, la vuelta a un planeta que ha sufrido una lluvia de almas envueltas en nebulosas asoladoras. Pero un regreso a su vez; feliz, cargado de armonía e ironía. Un corte envolvente, mágico, con partes en las que podemos gozar escuchando a Galbas cantar –es un disco prácticamente instrumental– y delirar hasta, incluso, querer yacer en cualquier lugar de nuestra nave escuchando tan brutal desparpajo y soltura musical de estos chicos. Su duración dará para mucho, por lo que nuestra mente acabará totalmente ida y separada de cualquier momento de cordura de aquí en adelante. A mitad, por los diez minutos aproximadamente, unos Pink Floyd llamarán tocando el caso de la nave para querer sumarse en este viaje jodidamente maravilloso y no pensar donde y cuando acabará todo.

Ya lo he dicho antes. Un impresionante debut a la altura de los más grandes. Uno de los discos del año sin lugar a dudas. Una pequeña obra maestra de la música rock –o space rock– y todas esas variantes que actualmente florecen.

Ampacity Bandcamp

Ampacity Facebook

Buy it (Compar en Nasiono Records)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s