So Stressed “Attracted to open mouths” (2012)

sostressed

Banda procedente de Sacramente, California. Desde 2010 llevan haciendo ruido y en 2012 editaron su primer trabajo: Attracted to opent mouths. Punk, rock y noise son sus señas de identidad. Locura y desorden en un álbum perfecto para desequilibrados que buscan en la música ser escupidos con ritmos y sonoridades diferentes. Ocho temas en los que veremos dispares estados emocionales y con ellos, cambios en sus sucios ritmos que nos llevaran de melodías infecciosas pomposas a rabiosas distorsiones. No hay termino medio aquí.

Entre Andrew, Kenneth y Morgan se reparten batería, guitarra, voz y los teclados/samplers. Un trabajo que se editó primeramente en cassette y que posteriormente se sacaría en Cd por Music Ruins Lives.

So Sressed Bandcamp

So Stressed Facebook

Ampacity “Encounter one” (2013)

ampacity álbum

Son ya unas cuantas bandas de procedencia polaca la que se suman cada vez más al movimiento stoner-rock, space-rock, o, retro-rock futurista que estos mismos Ampacity dicen hacer. Polonia, querida Polonia, país donde otros estilos como el rock progresivo, el grind, black… también funcionan muy bien, se está llenando de grandísimas bandas que están marcando su propio terreno e introduciéndose de manera óptima en zonas de prestigio. Músicos con una calidad e imaginación desbordante que arrancan con una base, a veces muy concreta, y ya ellos solos correrán suerte en su experimental camino de guitarras, bajos, órganos (en este caso) y baterías para ir elaborando y confirmando con el paso del tiempo, que esa sabiduría ha sabido explotarse. Ampacity, con unos Hawkwind muy presentes hacen de su debut, Encounter one, una obra sobresaliente donde sus componentes: Jan Galbas (voz y guitarra), Marek Kostecki (piano eléctrico, órgano y sintetizadores), Wojciech Lacki (Bajo/guitarra), Piotr Paciorkowski (guitarra) y Sebastian Sawicz (bataería), demuestran un complicidad y maestría como banda, excepcional. Sigue leyendo

Cabalgata Cósmica “Cabalgata cósmica” EP (2012)

Cabalgata portada

Juro, y si no vale jurar, prometo y per prometo que yo no lo sabía, que desconocía que esta música, este disco del que les voy a hablar, fuera a gustarme y hacerme vibrar como lo está haciendo. Porque de una cosa sí que estoy seguro, te electrificarás de forma inmediata nada más darle al play de tu reproductor y comience así a sonar la música de Cabalgata Cósmica. Esto de los estilos musicales y su fusión, la fusión que los propios músicos consiguen a la hora de marcar y sellar su propio estilo, a veces es una locura. Lo de Cabalgata Cósmica es algo así como psicodelia, rock, space rock, garaje y ellos dicen que algo de heavy también, vale. Disfrutemos de su música, lleven en la capaza géneros identificables como los citados o no. Y con el resto de bandas, pues lo mismo, disfrutar y bailar hasta quedarse sin cervicales. Cosa que con estos valencianos, se conseguirá rápidamente. Qué locura más hippie, divertida y rock&roll(era) es este EP de corta duración pero intenso como la luz del sol.

cabalgata formacion1

Estos valencianos llevan activos desde principios de 2011 y desde entonces y hasta ahora, lo suyo ha sido reunir gustos, meterlos en la batifusión y conseguir un espectacular ep editado en octubre de 2012 llamado como ellos mismos. Dicen que se han dedicado más a mirar desde el punto del fan, que del propio músico. Puede ser esto un punto importante a la hora de confeccionar nuevos trabajos, porque les ha quedado cósmicamente redondo. Como digo, un rock acelerado hasta puntos de llegar a la psicodelia de no querer parar, hasta ese punto de querer, por ejemplo, que “Lo volverías a hacer”, tercer corte del EP, dure una eternidad. Su ritmo es una brutal gozada.

cabalgata formación2

Cinco malditos cortes que te dejan un sabor de boca entre afrodisiaco y dulce. Las neuronas, algunas, bien tocadas, mareadas y extasiadas. Las cervicales, como decía más arriba, tiradas por los suelos. Su música es una auténtica inyección de adrenalina alterada. Se te introducirá por las venas y sentidos y hará que todo tu cuerpo cambie por completo. Temas como “El trabajo os hará liebres”, “Lo volverías a hacer” o el final con “Vertedero emocional”, hablan por sí solos. Calidad y mucho tacto. Verdaderas joyas musicales de la psicodelia, del space jam (hay mini jam sessions en el interior del EP) y del gargajeo rockero más distorsionado que puedas encontrar por el sur de España o toda la nación. Decir también, que la voz de David, pegadiza hasta la saciedad, es uno de los puntos relevantes del grupo y disco.

Cabalgata formación3

Un grupo que necesita explotar sus habilidades con un lp cuanto antes. Ellos mismos, creo, lo están pidiendo en voz bajita, pero su música, a estruendo limpio.

Una de las sorpresas gordas de este año. Una de las bandas a tener muy en cuenta en un futuro presente. Sus directos deben de ser demoledores y velociraptors.

Cabalgata Cósmica Bandcamp

Cabalgata Cósmica Facebook

Pyramidal “Frozen Galaxies” (2013)

Pyramidal portada

No había oído hablar nada de Pyramidal hasta hace unas semanas (debo darle las gracias a Cosmic Tentacles  y sus dos recopilatorios Cosmic Landcapes volumen 1.1 y 1.2), menos aún escucharlos. En ese primer volumen hay un tema llamado “Sons of light” de Pyramidal, banda alicantina de rock progresivo, psicodelia y también toques stoner y, por supuesto,  space rock. Lo escucho, pero no se refleja nada de relevancia tanto en mi mente como en mi estómago. Pasan los días y me lanzo a descubrir por mi propia cuenta de que van estos chicos realmente. El indagar me lleva a una sorpresa, pero de las de renombre, cuando me introduzco en su segundo trabajo (debutaron con “Dawn is space” del 2011), “Frozen Galaxies”, y empiezo a desmenuzar tema a tema, los cuatro que lo componen, me doy cuenta de que no es un disco más. Tan mayúscula e inesperada respuesta es entonces la mía hacia al disco, que me hace abrir los ojos de par en par para –los oídos mucho más– ver  y escuchar que el viaje que estos músicos proponen, me ha hecho volar y salir al espacio exterior. Aún sigo por aquí arriba disfrutando del cosmos y sus locas aventuras que puedes llegar a crearte con un poco de imaginación y, por supuesto, con “Altar of delusion world”, “Beyond the lost orbs”, “Sons of light” y “Frozen galaxies”, las cuatro piezas de este amalgama de música transformados en diamantes de colores bien pulidos.

Pyramidal formación

Con claras influencias a algunas de las bandas más míticas dentro del space rock, progressive rock, de aquellos años 70 (Hawkind, Ash Ra Temple…), Pyramidal confeccionan a su gusto y manera un álbum sobresaliente, donde no hay ningún cabo suelto por atar, donde no existen los pero y si los hubiera, que fuera por no tener más minutos de su música. Porque de calidad no es que sea de sobresaliente, sino que llega a ser hasta de matrícula de honor. Resulta difícil de creer que hagan lo que hacen (es que es para alucinar). Uno no descubre o espera escuchar cosas de tantísima calidad así de sopetón. Hay que ir asimilándolo poco a poco. Un álbum redondo o triangular, pero mágico. Un trabajo que cuando empiezas con él, dejas de saber dónde estás y hacia donde irás. Sólo quieres -y debes- disfrutar.

Su apertura con “Altar of delusion world”, el desarrollo de ésta, con cambios de ritmos para dar y regalar, enloquecer y babear, como con la continuación con “Beyond the lost orbs” es de escándalo. No hay fisura alguna. No hay tiempo para respirar. La fusión entre estos dos temas es de órdago. Magia, calidad y un gusto musical magnánimo que rebosa a lo ancho y largo de toda esta galaxia helada. Un comienzo abrumador y muy bien respaldado por el más allá de las órbitas, que de manera encomiable nos llevará con la psicodelia a otra parte. En este nuevo lugar, donde se nos dejará o dará un recibimiento más suave y calmado, valdrá para comenzar a pensar en la otra segunda mitad del disco/viaje, no sin antes ponernos nuevamente marchosos a base de guitarras que electrifican, una batería que hace que salten las estrellas del universo y un bajo, que retumbará hasta moverle el anillo a Saturno.

pyramidal formación 3

El tema con el que descubría esta banda, Sons of light, y también uno de los dos cantados, nos hará mover las cervicales, bailar y gozar de uno de los emblemas de Pyramidal, que no es otra que: calidad, unos ritmos psicotrópicos y elaboradísimos hasta llegar al éxtasis final donde nos daremos cuenta de que ya no es nada como creíamos que era. Un fascinante viaje, nuevamente, donde las notas y tu mente quieran llevarte lejos de la realidad.

Se cierra o acaba la experiencia –Frozen galaxies– con veinte y cuatro minutos que te dejarán helado o perplejo, pero con un pequeño instante para que grabes en tu memoria, y para siempre, lo que significa o ha significado, montarte en esta nave procedente de Alicante llamada Pyramidal. Frozen galaxies, tanto canción como disco en términos generales, es más estimulante que cualquier otro viaje al exterior con todos los lujos posibles a elegir.

O yo he estado perdido no sé dónde y por no sé cuánto tiempo, o algo pasa seria y gratamente en la actualidad musical estatal y de género, como por ejemplo el de que les he hablo.

Un apunte más. “Dawn in space” de (2011) merece ser premiado con oro olímpico, reseñado en todos lados y mostrado a todo el mundo. Vaya debut más enorme, brutal y acojonante que estos genios enganchados a sus instrumentos, se marcaron. Y es que con sólo tres años de carrera, la cosa apunta demasiado bien.

Lo dije con Throne On Mars: la culpa de estos movimientos sísmicos por el mediterráneo es culpa de estas bandas emergentes.

Lo dije con Hela: Viva Alicante!

Pyramidal Bandcamp

Pyramidal web

Pyramidal Facebook

Marriages “Kitsune” (2012)

Marriages

No sé si es la guitarra o su batería, quizá la voz, pero de lo que sí estoy seguro es que todo el conjunto forma una maravillosa máquina de viajar a un sitio que en sueños y en lo real, añoro. Que jamás me lo hubiera imaginado así y, que me proporciona un estado emocional, como en muy pocas ocasiones haya podido experimentar. Me desconcierta, en serio, ya que mi mente se pone a funcionar como sí de un motor de ocho cilindros en v y 400 caballos de potencia en la parrilla de salida se trataran. Dicho bicho, es nuevo en esto y se dispone a comérselo todo. No nuevo del todo, ya que Marriages está formado por tres de los cinco componentes de Red Sparowes. En concreto; Emma Ruth Rundle (guitarra y voz), Greg Burns (bajo y sintetizadores) y Dave Clifford (batería).

kitsune de Marriages me provoca entrar en trance. Sí esto hubiera sido más largo, igual ni contároslo hubiera podido. Su atmósfera debido a una delicadeza en su elaboración fascinante, me atrapa y deja noqueado (tampoco me interesa salir o despertar). El ep está medido con precisión suiza. El sonido de este trío, es, me cuesta encontrar la palabra idónea, abrasivo por la estela que dejan las cuerdas, cósmico por el espacio al que te traslada y mágico por la puta maravilla de no poder dejar de moverte con algo tan sorprendente. La chica, con una voz que enamora con sólo sentirla susurrar es otro de los puntos importantes aquí. La sentirás muy adentro, recorriendo desde tu oído hasta los pies esas dulces melodías que suelta con dolor y esperanza. Todo esto, con un minimalismo asombroso que hace que te reduzcas a tamaño átomo, que te límites a disfrutar y después, sí el viaje no te ha afectado lo suficiente, puedas explicar tu vivencia.

marriages 1

Seis jodidos y cortos temas repletos de una intensidad contenida que explota siempre al instante menos esperado. No es metal, tan poco pop. Es una mezcla de amor por la música, por esa otra vida que se esconde tras unos instrumentos y sentimientos que cuando se unen, forman este caramelo llamado kitsune.

Ride in my place”, “Body of shade” y “White shape”, son los tres temas que forma una columna vertebral inquebrantable, irrompible. Los otros tres temas, cabeza, pies y manos de este disco que habla, que suena por sí solo.

Un trabajo a mi parecer, nada fácil de degustar, pero como tengas esa oportunidad, verás lo que es disfrutar.

Gozu – “The Fury Of A Patient Man” (2013)

Gozu - fury a patient

¿Es rock? ¿Es stoner? ¿Es música libre de etiquetas hecha con el corazón? ¿Qué es? Sinceramente, un descubrimiento en toda regla para un servidor, ya que me sonaban, pero no conocía con certeza y, por el discazo que se han marcado, que desde primeros de año me está haciendo disfrutar como un cosaco. Por lo tanto, dos premisas de peso son las que me han hecho escribir sobre este trabajo, que para bien, es posible que esté entre los mejores de su clase al final de año. Seguro.

Como decía nada más comenzar, no se sabe bien de que palo tiran estos chicos, y más hoy,  cuando las malditas etiquetas son la insignia de muchos/as a la hora de clasificar o clasificarse. Pero vamos, que ni importa ni debe esto adquirir esto mayor valor, cuando lo único que debemos hacer es disfrutar libremente de lo que se escucha. Y en este The Fury Of A Patient Man se disfruta y mucho con cada uno de los cortes que componen este laborioso álbum.

gozu 1

Diez cortes que hacen un total de una hora aproximadamente de duración donde dicha hora se nos pasará volando. Donde apenas podremos saborear verdaderamente su contenido, por lo que, y como me sucedió a mí, habrá que ponerlo varias veces más para sacarle el jugo que se esconde, y saber así, lo que es un manjar a desmenuzar con tiento y maña. Por eso, primero fue “Charles Bronson Pinchot” y “Traci Lords”, las de sonido digamos un poco más pesado, para entendernos. Luego se pasó a “Irish Dart Fight” y “Ghost Wipe”, más melancólicas, ligeras, alegres y de estribillos pegadizos. Y por último, cortes como “Bald Bull”, “Salty Thumb” o la brutal “The Ceaseless Thunder Of Surf” que cierra el disco con veinte y tres agónicos minutos que tiran por la borda lo anteriormente escuchado, ya que se despojan a base de ritmos pesados, repetitivos e incesantes que harán arder alma y mente, de forma incontestable. Brutal!

Este cuarteto de Boston se han cocinado un sorprendente disco que animo a todos/as a escuchar. Una aventura fresca y motivadora donde varios estilos musicales; rock, stoner… salen a flote de manera sutil y reveladora. Un tortazo musical para aquellos/as que quieren y saben disfrutar, de verdad, de la buena música.

Disco estimulante y repleto de armonía con tus sentimientos.

Facebook

Swans “The Seer” (2012)

Swans The Seer

Son ya varios los meses que pasan de la publicación de este enorme –no tiene otro nombre– trabajo. Pero cuando un disco, cuando unas composiciones en concreto, y ya no por la duración de algunas de sus canciones, duran y revolotean tanto tiempo en tu cabeza, es por algo. Inmensas perturbaciones mentales y erecciones continuas son provocadas por temas como “Avatar” o “The Apostate”, dos de las principales culpables que me llevan a entrar en esos estados que comento. Trance, locura, felicidad o dejarse llevar…, como con “A piece of the sky” o “The Seer”. Sensibilidad y bienestar con “Lunacy” o “Song for a warrior”. Y así, hasta completar un álbum que me parece de lo más redondo, brutal y acojonante que he escuchado en tiempo. No está en mi lista de lo mejor de 2012, simplemente, por no haberlo ni escuchado ni desmenuzado hasta este 2013.

swans 1

Swans o The Seer, The Seer o Swans, se han unido para mostrar al mundo que otras vibraciones y sensaciones si son capaces de hacerte sentir cuando escuchas música. No voy a repetirme con lo que este disco es capaz de provocarme, no voy a cansaros con palabras que no valdrán nada hasta que no seáis capaces de escuchar y llegar a sentir algo tan profundo como el último trabajo de esta banda de Nueva York. A mí, se me vacía el alma y la mente cuando noto que mi reproductor me llora por este disco. A mí, los dedos se me engarrotan cuando quiero escribir algo sobre él.

Para quienes no hayan tenido la oportunidad aún de probar este manjar del Siglo XXI, por favor, este es el menú, postre y copa más rico y ansiado por los más y mayores degustadores de música. No dejen pasar más tiempo, que aún siendo como la miel, comida que no se caduca jamás, sí es de vital importancia, jalar sin dejar un segundo más.

Toundra “III” (2012)

Recuerdo hace uno añitos cuando era muy arisco a la música realizada por bandas españolas. Está claro que eran otros tiempos y también otra mi cabeza y otra forma de sentir, en este caso, la música. Sólo ha tenido que pasar el tiempo y ser un poco más grande (evolucionar) que cuando aquellas cabezas cuadradas y ver y asimilar todo de otra manera. Hoy puedo decir, igual que con el cine, que sí hay algo bueno, realmente bueno, ya no miro la etiqueta de procedencia para criticar, sólo disfruto.

Con Toundra podría haberme pasado perfectamente. Son una banda en la que no me hubiera fijado en absoluto, pero su primer trabajo data de 2008 y por entonces esto que les comento, ya había sucedido. Ya había sufrido la transformación. Un cuarteto de rock instrumental, que se mueve a veces por las dulces melodías de sus guitarras y otras, por la contundencia de las mismas, sumadas a bajo y batería: mostrándonos, alegrándonos y evidenciándonos de que son una gran banda, con evidentes influencias musicales y excelentemente ejecutadas a su propio terreno.

Para esta reseña de su último trabajo y que esta misma noche presentan en la sala de 12&medio de Murcia, he querido hacerme un mini repaso rápido de sus tres discos y poder llegar hasta este “III” con las cosas más claras. Su crecimiento musical en cuanto a la elaboración en sus composiciones. Su intensidad, feeling y fuerza o una experimentación clara en el último de los tres. “Órbita” en el “I”, “Danubio” en el “II” y “Ara Caeli” en el “III” podrían ser los  claros ejemplos de ese procesode la banda musicalmente hablando.

III” se abre con “Ara Caeli”, la muestra más evidente de lo comentado referente a la experimentación. Un tema de ochos minutos prácticamente donde podemos escuchar nuevos instrumentos, nuevas melodías, nuevos sentimientos y todo mezclado sutilmente bien. Con un suave arranque para seguidamente ponerte en pie de guerra y apaciguarte, posteriormente, un poco con unas bases bien marcadas. Luego vendrá la tormenta negra de “Cielo Negro (Black sky)” y un desafiante comienzo, con lluvia incluida, donde las guitarras cortan el agua, el viento y lo que se ponga por delante en una tempestad épica donde, y cada cosa a su tiempo, podremos gozar de las cuatro partes que forman Toundra.

Y por irnos a su final o merodeando esos límites. Nos topamos con “Lilim” y “Espirita”. Dos asombrosas y trepidantes canciones que durante su desarrollo nos muestran, mostrarán, a unos Toundra metidos, inmiscuidos de lleno en una concentración máxima y sin frenos algunos. “Lilim”, pasa por todos los estados que una persona puede llegar a tener en un momento dado de su vida y muy aconsejable, he decir, que sí se tienen los ojos cerrados, mucho mejor para disfrutarla. Y para finalizar este notable trabajo,  esa “Espirita” que al igual que su predecesora, también te levantará el ánimo, lanzará al vacio de una emoción incontrolable y te hará vibrar como un bicho electrificado. Esos punteos finos, finísimos que podemos oír, te penetrarán los tímpanos, te agujerearán la mente para terminar así, matándote con una magnifica progresión pasado el meridiano, que sin aire es poco como te deja. Te asustarán con un grito y seguirás con la redención. Sublime.

Un elaboradísimo trabajo donde la calidad de sus músicos suena por sí sola. Unas composiciones donde sus creadores han estado en un estado de gracia. Pero no voy a deciros cual es mejor disco para mí.

Toundra “III” (2012)

Bandcamp

Facebook

Buy it (Comprar)

Celula “La casa con ruedas” (2011)

Primer trabajo de la banda española Celula. Grupo que se caracteriza por la mezcla del rock con elementos propios del rock progresivo, stoner, post-hardcore o incluso el metal, con influencia de grupos tan dispares como Tool, Kyuss, The Mars Volta o King Crimson, pero todo cantado en castellano.

Una pequeña delicia este trabajo, pero al que hay que saber hincarle el diente.

Comprar (buy)

Bandcamp y descarga (download)

La casa con ruedas.com

The Black Keys – El Camino (2011)

El nombre de la banda se inspiró en un artista amigo del grupo que padecía de esquizofrenia y que usaba el término black keys para describir a “las personas que no estaban del todo bien”. Un doble significado también puede interpretarse como el hecho de que las teclas negras (black keys) de un piano comprenden una escala pentatónica menor empezando en mi bemol mayor, que se asocia frecuentemente con el blues y el rock. (Cogido de la wiki porque me ha gustado mucho).

El último trabajo de esta genial banda es un discarrallll (suele decirlo un gran amigo) de auténticos maestros. Rock and Roll y blues que te dejará helado por su calidad. Ardiendo por su contenido y petrificado por la belleza inusual que hay en su música. Es eso. Un disco bello, de finas y majestuosas notas que hacen que te enamores de la música y de la vida. Agradables y dulces melodías  que se te meterán en tu cerebro para no salir jamás. Si, lo escuchas una vez y ya no puedes parar, no puedes parar, no peudes parar.

Once cortes imprescindibles. Once cortes sencillamente únicos, bailables y disfrutables.

Cerrarás los ojos y cada tema es una película en tu mente. Luces ténues, polvillo entre las luces rojas, verdes y azules, una pista, un local, un…

Un grandísimo disco que es para mi toda una sorpresa y que se está conviertiendo en uno de los discos del año.

SOY BLACK KEYS