Pyramidal “Frozen Galaxies” (2013)

Pyramidal portada

No había oído hablar nada de Pyramidal hasta hace unas semanas (debo darle las gracias a Cosmic Tentacles  y sus dos recopilatorios Cosmic Landcapes volumen 1.1 y 1.2), menos aún escucharlos. En ese primer volumen hay un tema llamado “Sons of light” de Pyramidal, banda alicantina de rock progresivo, psicodelia y también toques stoner y, por supuesto,  space rock. Lo escucho, pero no se refleja nada de relevancia tanto en mi mente como en mi estómago. Pasan los días y me lanzo a descubrir por mi propia cuenta de que van estos chicos realmente. El indagar me lleva a una sorpresa, pero de las de renombre, cuando me introduzco en su segundo trabajo (debutaron con “Dawn is space” del 2011), “Frozen Galaxies”, y empiezo a desmenuzar tema a tema, los cuatro que lo componen, me doy cuenta de que no es un disco más. Tan mayúscula e inesperada respuesta es entonces la mía hacia al disco, que me hace abrir los ojos de par en par para –los oídos mucho más– ver  y escuchar que el viaje que estos músicos proponen, me ha hecho volar y salir al espacio exterior. Aún sigo por aquí arriba disfrutando del cosmos y sus locas aventuras que puedes llegar a crearte con un poco de imaginación y, por supuesto, con “Altar of delusion world”, “Beyond the lost orbs”, “Sons of light” y “Frozen galaxies”, las cuatro piezas de este amalgama de música transformados en diamantes de colores bien pulidos.

Pyramidal formación

Con claras influencias a algunas de las bandas más míticas dentro del space rock, progressive rock, de aquellos años 70 (Hawkind, Ash Ra Temple…), Pyramidal confeccionan a su gusto y manera un álbum sobresaliente, donde no hay ningún cabo suelto por atar, donde no existen los pero y si los hubiera, que fuera por no tener más minutos de su música. Porque de calidad no es que sea de sobresaliente, sino que llega a ser hasta de matrícula de honor. Resulta difícil de creer que hagan lo que hacen (es que es para alucinar). Uno no descubre o espera escuchar cosas de tantísima calidad así de sopetón. Hay que ir asimilándolo poco a poco. Un álbum redondo o triangular, pero mágico. Un trabajo que cuando empiezas con él, dejas de saber dónde estás y hacia donde irás. Sólo quieres -y debes- disfrutar.

Su apertura con “Altar of delusion world”, el desarrollo de ésta, con cambios de ritmos para dar y regalar, enloquecer y babear, como con la continuación con “Beyond the lost orbs” es de escándalo. No hay fisura alguna. No hay tiempo para respirar. La fusión entre estos dos temas es de órdago. Magia, calidad y un gusto musical magnánimo que rebosa a lo ancho y largo de toda esta galaxia helada. Un comienzo abrumador y muy bien respaldado por el más allá de las órbitas, que de manera encomiable nos llevará con la psicodelia a otra parte. En este nuevo lugar, donde se nos dejará o dará un recibimiento más suave y calmado, valdrá para comenzar a pensar en la otra segunda mitad del disco/viaje, no sin antes ponernos nuevamente marchosos a base de guitarras que electrifican, una batería que hace que salten las estrellas del universo y un bajo, que retumbará hasta moverle el anillo a Saturno.

pyramidal formación 3

El tema con el que descubría esta banda, Sons of light, y también uno de los dos cantados, nos hará mover las cervicales, bailar y gozar de uno de los emblemas de Pyramidal, que no es otra que: calidad, unos ritmos psicotrópicos y elaboradísimos hasta llegar al éxtasis final donde nos daremos cuenta de que ya no es nada como creíamos que era. Un fascinante viaje, nuevamente, donde las notas y tu mente quieran llevarte lejos de la realidad.

Se cierra o acaba la experiencia –Frozen galaxies– con veinte y cuatro minutos que te dejarán helado o perplejo, pero con un pequeño instante para que grabes en tu memoria, y para siempre, lo que significa o ha significado, montarte en esta nave procedente de Alicante llamada Pyramidal. Frozen galaxies, tanto canción como disco en términos generales, es más estimulante que cualquier otro viaje al exterior con todos los lujos posibles a elegir.

O yo he estado perdido no sé dónde y por no sé cuánto tiempo, o algo pasa seria y gratamente en la actualidad musical estatal y de género, como por ejemplo el de que les he hablo.

Un apunte más. “Dawn in space” de (2011) merece ser premiado con oro olímpico, reseñado en todos lados y mostrado a todo el mundo. Vaya debut más enorme, brutal y acojonante que estos genios enganchados a sus instrumentos, se marcaron. Y es que con sólo tres años de carrera, la cosa apunta demasiado bien.

Lo dije con Throne On Mars: la culpa de estos movimientos sísmicos por el mediterráneo es culpa de estas bandas emergentes.

Lo dije con Hela: Viva Alicante!

Pyramidal Bandcamp

Pyramidal web

Pyramidal Facebook

Toundra “III” (2012)

Recuerdo hace uno añitos cuando era muy arisco a la música realizada por bandas españolas. Está claro que eran otros tiempos y también otra mi cabeza y otra forma de sentir, en este caso, la música. Sólo ha tenido que pasar el tiempo y ser un poco más grande (evolucionar) que cuando aquellas cabezas cuadradas y ver y asimilar todo de otra manera. Hoy puedo decir, igual que con el cine, que sí hay algo bueno, realmente bueno, ya no miro la etiqueta de procedencia para criticar, sólo disfruto.

Con Toundra podría haberme pasado perfectamente. Son una banda en la que no me hubiera fijado en absoluto, pero su primer trabajo data de 2008 y por entonces esto que les comento, ya había sucedido. Ya había sufrido la transformación. Un cuarteto de rock instrumental, que se mueve a veces por las dulces melodías de sus guitarras y otras, por la contundencia de las mismas, sumadas a bajo y batería: mostrándonos, alegrándonos y evidenciándonos de que son una gran banda, con evidentes influencias musicales y excelentemente ejecutadas a su propio terreno.

Para esta reseña de su último trabajo y que esta misma noche presentan en la sala de 12&medio de Murcia, he querido hacerme un mini repaso rápido de sus tres discos y poder llegar hasta este “III” con las cosas más claras. Su crecimiento musical en cuanto a la elaboración en sus composiciones. Su intensidad, feeling y fuerza o una experimentación clara en el último de los tres. “Órbita” en el “I”, “Danubio” en el “II” y “Ara Caeli” en el “III” podrían ser los  claros ejemplos de ese procesode la banda musicalmente hablando.

III” se abre con “Ara Caeli”, la muestra más evidente de lo comentado referente a la experimentación. Un tema de ochos minutos prácticamente donde podemos escuchar nuevos instrumentos, nuevas melodías, nuevos sentimientos y todo mezclado sutilmente bien. Con un suave arranque para seguidamente ponerte en pie de guerra y apaciguarte, posteriormente, un poco con unas bases bien marcadas. Luego vendrá la tormenta negra de “Cielo Negro (Black sky)” y un desafiante comienzo, con lluvia incluida, donde las guitarras cortan el agua, el viento y lo que se ponga por delante en una tempestad épica donde, y cada cosa a su tiempo, podremos gozar de las cuatro partes que forman Toundra.

Y por irnos a su final o merodeando esos límites. Nos topamos con “Lilim” y “Espirita”. Dos asombrosas y trepidantes canciones que durante su desarrollo nos muestran, mostrarán, a unos Toundra metidos, inmiscuidos de lleno en una concentración máxima y sin frenos algunos. “Lilim”, pasa por todos los estados que una persona puede llegar a tener en un momento dado de su vida y muy aconsejable, he decir, que sí se tienen los ojos cerrados, mucho mejor para disfrutarla. Y para finalizar este notable trabajo,  esa “Espirita” que al igual que su predecesora, también te levantará el ánimo, lanzará al vacio de una emoción incontrolable y te hará vibrar como un bicho electrificado. Esos punteos finos, finísimos que podemos oír, te penetrarán los tímpanos, te agujerearán la mente para terminar así, matándote con una magnifica progresión pasado el meridiano, que sin aire es poco como te deja. Te asustarán con un grito y seguirás con la redención. Sublime.

Un elaboradísimo trabajo donde la calidad de sus músicos suena por sí sola. Unas composiciones donde sus creadores han estado en un estado de gracia. Pero no voy a deciros cual es mejor disco para mí.

Toundra “III” (2012)

Bandcamp

Facebook

Buy it (Comprar)

Celula “La casa con ruedas” (2011)

Primer trabajo de la banda española Celula. Grupo que se caracteriza por la mezcla del rock con elementos propios del rock progresivo, stoner, post-hardcore o incluso el metal, con influencia de grupos tan dispares como Tool, Kyuss, The Mars Volta o King Crimson, pero todo cantado en castellano.

Una pequeña delicia este trabajo, pero al que hay que saber hincarle el diente.

Comprar (buy)

Bandcamp y descarga (download)

La casa con ruedas.com

Yakuza – Of seismic consequence (2010)

No me había cuajado a la primera escucha y ahora que digo de subirlo y escucharlo nuevamente entero. Me quedo sorprendido por su progresión, cambios de ritmos y ambiente. Un disco a tener en cuenta los amantes del metal experimental.

  • Género: Hardcore/Post-Hardcore
  • País: Usa
  • Sello: Profound Lore

Tracklist

01. The Ant People
02. Thinning The Herd
03. Stones And Bones
04. Be That As It May
05. Farewell To The Flesh
06. Testing The Waters
07. Good Riddance (The Knuckle Walkers)
08. The Great War
09. Deluge

You’ve been lied to – End of the social contract (2007)

Descripción

Estilos musicales que cada vez me agradan más en su forma y conjunto. Ritmos hiper-machacones, voces crujientes y explosión metalera total. Recomendable.

  • Género: Metalcore/Post-Hardcore
  • País: Uk
  • Sello: Manmade Records
  • Año: 2007

Tracklist

1.Schoogirl in cement

2.Perfect machine

3.Kold the barricade

4.Safehouse

5.Interlude

6.Liquid funeral

7.Dirthright

8.Knuckledropper

9.Well bury you tomorrow

10.The wave

11.The alcove

Hooded menace – Fulfill the curse – (2008)

Descripción

Death metal Finlandés majestuosamente mezclado con el doom más áspero, denso y oscuro. Esta gente tiene disco nuevo ya, Never cross the dead,  y que pronto subiré también, pero he querido colgar este Fulfill the curse, porque me parece un trabajo de una calidad innegable. Nueve temazos que te harán moverte lentamente, pero con una contundencia abismal. No encuentro una pieza que desentone más que la otra. Todas las pistas van cogidas de la mano y tu solamente, tienes que ir poco a poco desenlazando la gran muralla vibrante. Muy recomendable.

  • Género: Death metal/Doom
  • País: Finlandia
  • Sello: Razorback Records
  • Año: 2008

Lista de canciones

01. Rotting Rampage
02. Fulfill The Curse
03. Grasp Of The Beastwoman
04. Laboratory Of Nightmares
05. Beauty And The Feast
06. The Eyeless Horde
07. The Love Song Of Gotho, Hunchback Of The Morgue
08. Arcane Epitaph
09. Theme From Manhattan Baby

The Binary Code – Suspension of disbelief – (2009)

Descripción

Si te gustan las experiencias amargas, duras y esas que gastan o exprimen tu cerebro de tanta psicodélia metalera pura y dura. Entonces, has dado con el sitio exacto, y con el disco idóneo. Death metal de primera clase. Un sonido atronador, moderno, ya que sus músicos experimentan con sonidos y voces, y una calidad más que evidente. Metal progresivo en 11 temas que se quedarán clavados en tu sesera durante tiempo. Las partes instrumentales probablemente sean las más destacadas, pero no hacer ascos, que es un disco muy bueno. Menudas voces más guturales, y otras que parecen haber sido exprimidas con algún aparatito poco agradable.

Lo que más gusta: Todo
Lo que menos gusta: Hay que saber racionarlo

  • Género: Death metal
  • País: Usa
  • Sello: Ninguno (None)
  • Año: 2009

Lista de canciones

1. Suspension Of Disbelief (Part I)
2. Suspension Of Disbelief (Part II)
3. Mechanical Seas
4. Ghost Planet
5. Void I
6. The Story (Intro)
7. The Story
8. Human Condition (Intro)
9. Human Condition
10. Awaiting Necropolis
11. Void Ii